Las navajas del púgil – 13 Martínez vs Monzón

*** Hola chavos, ya tenía rato que no ponía una nota de autor pero esté capítulo es especial. Es la final del torneo estatal y una de mis peleas favoritas en las navajas del púgil y por fin se le ha otorgado un sobrenombre a Roberto. Disfruten el capítulo y feliz cumpleaños a mi buen amigo Víctor quien fue la primera persona a quien le mostré las navajas del púgil y quien me motivo a compartir la historia. ***

portada 01

Martínez vs. Monzón

Llegó la hora de la final estatal, la pelea sería a 8 asaltos, la arena estaba completamente repleta e incluso había gente de pie para poder ver la pelea. -En la esquina azul, pesando 57.2 kilogramos, con 5 victorias por knockout y hasta ahora invicto, de Sayulita Nayarit, ¡Roberto “El navajas” Martínez!- Exclamó el presentador mientras Roberto entraba por el pasillo con una bata negra que combinaba con sus guantes.

 

Para sorpresa del boxeador esta ocasión varios en la audiencia lo apoyaban. -¿Navajas?- Preguntó Roberto mostrando disconformidad con su alias. -Cuando Salvador perdió contra ti afirmó que tus golpes se sentían como navajas, de ahí el apodo.- Contestó Mike. Al subir al ring Roberto notó que en una sección de las gradas estaban sus compañeros de clase, algunos compañeros del gimnasio e incluso estaban Julio Cabañas y Oscar Ramírez quienes habían perdido contra Roberto pero ahora le apoyaban.

 

-En la esquina roja, pesando 57.2 kilogramos, con 5 victorias por knockout y hasta ahora invicto, de Tepic Nayarit, ¡Alexis “el carita” Monzón- Exclamó el presentador y el público enloqueció, Alexis caminaba por el pasillo con unos guantes y una bata azul, algo confuso ya que era el boxeador de la esquina roja, gritos de señoritas llenaron la arena, Alexis era muy popular con las mujeres. -Al menos mi apodo es un poco más intimidante.-  Dijo Roberto.

 

Ambos caminaron al centro del ring y después de los preparativos para el evento, los boxeadores estaban listos para chocar los guantes, ambos se miraban con sed de sangre, suena la campana y comienza la pelea.

Ambos comienzan a tirar jabs a alta velocidad pero ninguno logra conectar. Jab, jab, gancho de izquierda pero Monzón esquiva. Jab, uppercut, jab pero Martínez evade. Ambos aceleran el ritmo de la pelea pero siguen sin conectar, ambos púgiles tienen un excelente juego de piernas.

la audiencia no separa la mirada de la increíble demostración de técnica que muestran ambos peleadores y a pesar de la muchedumbre de gente lo único que se podía escuchar era el sonido que producían los golpes al cortar el aire y las botas al rechinar contra la lona.

Durante los primeros 2 minutos del primer round ninguno de los luchadores pudo conectar un golpe pero después de intercambiar incontables golpes de izquierda ambos intercambian un golpe de derecha los cuales conectan al mismo tiempo. La audiencia rompe el silencio con gritos.

 

Jab, Recto y gancho de izquierda por parte de Martínez, todos conectan. Jab, uppercut, jab por parte de Monzón, todos conectan. Ambos se plantan al centro del ring y comienzan a intercambiar golpes frenéticamente. Roberto conecta un golpe derecho al plexo solar. Alexis tira un golpe recto en el rostro de Roberto. Suena la campana y se acaba el primer round.

 

Roberto vuelve a su esquina. -Están muy parejos, la clave de esta pelea se encuentra en la resistencia, quien tenga mejor condición física ganará.- Explicó Gera. -Se que corres mucho pero tu pelea más larga hasta ahora duró 3 asaltos y fue en la final del torneo local, no tienes mucha experiencia en combates largos así que sé precavido.- Aconsejó Mike. -No se preocupen tengo un plan para la pelea.- Contestó Roberto.

 

El segundo round comienza y ambos  peleadores se aceleran a reanudar la pelea. Martínez lanza un jab, Monzón evade. Alexis responde con un jab que logra conectar e intenta retirarse pero Roberto lo persigue buscando la distancia corta. Martinez lanza dos ganchos cortos y veloces sobre la defensa de Alexis. Roberto tira 2 jabs compactos y veloces en el terreno corto, ha cambiado su ritmo de pelea completamente.

-¿Crees que eres mejor que yo como fajador?- Dijo Monzón cambiando su estilo de pelea y cayendo en el anzuelo de su oponente. Ganchos y uppercuts compactos eran intercambiados en el centro del ring.

Roberto notó que cada vez que su contrincante conectaba un golpe sólido sonreía de una manera macabra como si disfrutara causarle daño, una conducta muy parecida a la que Roberto adopta cuando se introduce en el éxtasis de una pelea. No podía evitar emocionarse al pelear con alguien de alto nivel que disfruta de la misma manera el boxeo.

Alexis lanza un uno-dos en la cara de Roberto, este responde con un gancho izquierdo. Monzón tira un jab, Roberto se agacha y conecta un jab en el abdomen de su oponente, se levanta y rápidamente y conecta un golpe recto en la cara de su rival.

El intercambio de golpes se intensifica y ambos reciben golpes severos. Martínez logra conectar un gancho derecho en el cuerpo de Monzón haciéndolo retorcerse de dolor, Roberto busca rematar con un golpe en al rostro pero Alexis reacciona y suelta un potente contragolpe en la cara de Martínez. Suena la campana y así acaba el segundo asalto.

 

Cuando Roberto se sienta reclamos por parte de sus entrenadores le caen. -Te dije que esta pelea se gana con resistencia y lo primero que haces es acelerarla e intercambiar golpes en un segundo round.- Dijo Gerardo muy molesto. -Alejate y analiza a tu oponente.- Aconsejó Mike. -No pude evitarlo, realmente estoy disfrutando la pelea.- Dijo Roberto tratando de recuperar el aliento.

 

-Ese bastardo es bueno, pensé que su apodo era exageración.- Exclamó Alexis en la esquina roja. -No por nada tiene 5 knockouts.- Dijo el entrenador de Alexis. -No importa, ya encontré un espacio para contragolpear.- Dijo Monzón con una sonrisa.

 

Comienza el tercer round y Roberto guarda distancia como le aconsejaron. Alexis nota el cambio en el estilo de pelea. -Es difícil buscar una oportunidad para derribarlo si cada asalto es como un boxeador diferente.- Pensó el boxeador de guantes azules

Alexis busca conectar golpes pero Roberto retrocede y se mueve en círculos. Monzón sigue arremetiendo y logra conectar ocasionalmente uno que otro jab hasta que logra poner contra las cuerdas a Martínez. Roberto se cubre y el boxeador de la esquina roja dispara una rafaga de golpes.

Monzón rompe la guardia de Roberto con un Uppercut izquierdo y después lanza un gancho de derecha pero Martínez se agacha y conecta un gancho al hígado y un un gancho derecho al cuerpo. Las piernas de Alexis se tambalean  y decide retroceder. Roberto lo persigue y conecta un jab. Alexis contesta con otro jab mientras continúa retrocediendo. Roberto lo acorrala y conecta un golpe derecho al abdomen de su rival dejándolo sin aire. Alexis está por caer pero recarga su cuerpo contra las cuerdas, Roberto busca derribarlo y lanza un golpe recto pero Alexis logra conectar un contragolpe y quien acaba en la lona es Roberto.

Advertisements

Las navajas del púgil – 12 El monstruo y el guerrero

portada 02

El monstruo y el guerrero

-!Wow! Si ese golpe me diera estaría fuera de combate.- Exclamó Roberto impresionado por la fuerza que poseía su entrenador. -Practica y sigue con tu menú de ejercicios.- dijo Gerardo.

Roberto estaba motivado al ver toda la dedicación y planificación que Gerardo y Miguel ponían en su desarrollo pugilístico. Así que entrenó como nunca antes para la final del torneo estatal.

 

El día de la pelea se acercaba y Martínez había perfeccionado el golpe de la gacela, Gera lo felicitó. -Escucha muchacho, el golpe de la gacela es un golpe que usaba Floyd Patterson y también lo empleaba Rocky Marciano para derribar a los pesos pesados y compensar su corto alcance, no es un golpe común y mucho menos en los pesos ligeros, sin embargo, no debes usarlo a menos que sea el momento indicado, si te dan un contragolpe la pelea terminará y si caes mal, también tu carrera.- Explicó Gera.

 

-Entonces ¿Debo intentar ganar la pelea sin usarlo?- Preguntó Roberto. -Sí, aunque no lo uses, has incrementado tu velocidad y la fuerza de tus golpes, cuando te quites las polainas verás a qué me refiero.- Contestó Gera y con eso Roberto se dió cuenta de que había estado practicando con las polainas puestas y estaba ansioso por pelear sin ellas.

El fin de semana de la final llegó, partieron a tepic en viernes llegando en la noche de ese día, el sábado los peleadores se pesarían y el domingo sería la pelea. Roberto se quitó las polainas al llegar a la casa de los familiares de Gera, era tiempo de descansar y todos fueron a caminar al centro.

En el centro de la ciudad pudieron ver que había propaganda para la pelea, al parecer mucha gente en la ciudad esperaba el momento. Un poster pequeño con las fotos de Alexis y Roberto, debajo una leyenda que decía “Monzón vs. Martínez. El guerrero ojos zafiro contra el monstruo de ojos esmeralda.”

A Roberto le pareció de muy mal gusto, no por el hecho de que lo retrataron como un monstruo si no por lo cursi de la leyenda.

 

Al día siguiente Roberto fue a pesarse esta ocasión el sería el primero en llegar, se paró en la báscula y todo estaba en orden, los reporteros aprovecharon para hacerle unas preguntas. -¿Qué opina de que se hable de usted como un monstruo?- Encuestó un reportero mientras se alistaba para apuntar la respuesta y otros lo grababan con celulares y cámaras. -Pienso que he hecho un buen trabajo para poder ganarme esa reputación, Soy un boxeador, mi trabajo es ser violento y si es posible desconcentrar y perturbar a mi oponente antes del ring, al final del día solo quiero darles una buen evento y ganarme algo de dinero para vivir.- Dijo Roberto con calma.

La prensa se quedó callada al ver una faceta diferente de Martínez y estaban impresionados por la tranquilidad que el boxeador tenía ante una final estatal. En ese instante llegó Alexis Monzón el siguiente oponente de Roberto y la promesa pugilística de Tepic.

Alexis era un joven de piel clara con un tono rojizo, ojos azules  y cabello dorado, se subió a la báscula y tenía el mismo peso que Roberto. Los entrevistadores le pidieron unas palabras. -Voy a ganar simplemente porque soy mejor.

Las navajas del púgil – 11 De regreso a Sayulita

***Hola, aquí les dejo el capítulo 11, me alegra que la historia está avanzando y pronto veremos a peleas muy interesantes y violentas. Gracias a los que se han acompañado a Roberto en su camino.***

 

portada 01
De regreso a Sayulita

Al día siguiente Roberto despertó con varios moretones sobre su cuerpo y aún  estaba adolorido. -Te ves mal muchacho.- Dijo Gera mientras desayunaban. -Sí, creo que estoy más adolorido que cuando tuve el sparring con Sergio.- Contestó Roberto. -Bueno, lo bueno es que ahora tendrás tiempo para descansar un poco, la final será en un mes.- Dijo Mike.

 

-Por cierto ¿Quién pasó a la final?- Preguntó Roberto -Alexis monzón, volvió a ganar por k.o. En el primer round.- Contestó Mike. -Tiene tu mismo récord, peso, alcance y también usa una pose ortodoxa, tiene un estilo muy parecido al tuyo.- Agregó Gera. -La diferencia es que el es conocido aquí y es muy popular. Sumó Mike.

 

-descansa un rato y haz tus maletas, hoy regresamos a Sayulita, en un mes volveremos para la final, tengo que revisar el gimnasio y tu tienes que ir a la escuela.- Dijo Gerardo al terminar el desayuno.

 

Roberto se recostó en la cama y fue golpeado por la realidad. Volvería a Sayulita a dormir en un duro cuadrilátero, a ponerse al corriente con las tareas de su escuela, volver a una familia que no lo apoya y entrenar para ganar una pelea que será olvidada y donde posiblemente todos quieren que pierda.

 

Al volver Gerardo le entregó unas polainas a Roberto. -Pontelas, al ser honesto Alexis está en un nivel superior al tuyo, pero después de este mes lo superarás.- Instruyó Gera. Roberto obedeció y procedió a realizar tareas de la escuela después de un rato se puso a limpiar el gimnasio de boxeo.

 

Roberto usaba las polainas durante el día incluso en la escuela, al terminar iba a comer con Gerardo o Mike y de ahí salía a entrenar.

 

-Muchacho, vas a agregar un round en el costal pesado a tu menú de entrenamiento y solo vas a usar ganchos izquierdos y al terminar todos tus ejercicios haces una serie de sentadillas.- Instruyó Gerardo. Roberto obedeció.

 

-Más rápido, más fuerte, ¡que suene!- Gritaba Mike mientras manopleaba a Roberto, el entrenamiento era duro pero todo el esfuerzo rindió frutos. A solo dos semanas de la final, Roberto estaba listo para aprender un nuevo golpe.

 

Gerardo amarró unas vendas a unos pilares del gimnasio de manera que las vendas estaban a la altura de los hombros de Roberto y cerca de los costales. -Pon atención muchacho, ahora vas avanzar, te agachas para pasar por debajo de la venda, pones tu pierna derecha adelante para impulsarte y en seguida avanzas dando un salto hacia adelante y al mismo tiempo tiras un gancho.- Roberto estaba algo confundido por las instrucciones. -Muy bien, te mostraré.- Dijo Gerardo y en seguida avanzó por debajo de la venda como si estuviera evadiendo un golpe, sus pies se elevaron un poco y mientras caía hacia adelante golpeó el costal levantándolo por la fuerza del impacto.

 

-Ese es un golpe de gacela, un golpe que puede noquear al contrincante, solía acabar mis peleas con este golpe y ahora te lo paso a ti.- Exclamó Gerardo.

Las navajas del púgil – 10 Martínez vs. Quiñones

*** Hola, no pude subir el capítulo el día de ayer por la sencilla razón de que se me olvido pensé que ayer era miércoles… Una disculpa y en agradecimiento por su espera les traigo el ¡capítulo 10! ya 10 episodios de está historia eso me emociona para escribir más ya que apenas empieza lo bueno, muchas gracias por su apoyo.
Aprovecho este espacio para agreder al canal Skullycat por su fanart de Roberto 😀

***

portada 02

Martínez vs. Quiñones

El evento estaba por comenzar, ambos boxeadores en el ring y la arena chevrolet estaba llena, no había ningún asiento vacío. -Damas y caballeros iniciará el primer evento de la noche, la semifinal del torneo estatal de boxeo Nayarita.- Exclamó el presentador y conforme a sus palabras eran emitidas la audiencia quedaba callada. -En la esquina roja, de Bahía de banderas, con 4 victorias por knockout y ni una sola derrota, ROBERTO MARTÍNEZ.- Gritó el presentador y unos cuantos aplausos se escucharon.

 

-En la esquina azul, nacido en esta tierra, Salvador “El maistro” Quiñones.- Dijo el presentador con admiración, el público enloqueció. Salvador levantó los brazos y señaló con uno de sus puños a su hijo que estaba en primera fila. Roberto notó esto.

 

Ambos boxeadores se acercaron al centro del ring con el árbitro y el presentador. – La pelea se disputará a 6 rounds con límite de 3 caídas.- Anunció el presentador. -Nada de golpes bajos, no golpes de conejo, quiero una pelea limpia.- Explicó el árbitro mientras ambos peleadores chocaban guantes. Todo listo, suena la campana e inicia la pelea.

Roberto se acerca y lanza 2 jabs veloces que conectan en el rostro de Salvador, Roberto retrocede, Quiñones intenta acercarse con una guardia baja y recibe otro 2 jabs, Roberto se aleja con su juego de piernas. Salvador se planta en el centro del ring. Roberto pica el anzuelo, se acerca, lanza un jab, lanza otro y Salvador contesta con un uppercut muy abierto. Roberto lo esquiva, conecta otro jab y se retira.

-¡Eso muchacho! Mantén tu distancia.- Le gritó Gera. Jab trás jab, Martínez sigue conectando golpes y alejándose. -Estudiaron bien al Maistro.- Dijo molesto el segundo de Quiñones. -Venimos a verte pelear, no correr.- Gritó un hombre del público enojado. -Ya partanse la madre.- Exclamó una señorita.

 

Quiñones sigue lanzando grandes combinaciones muy abiertas, Roberto las esquiva y conecta jabs. El Maistro lanza un gancho de derecha y conecta sobre los brazos de su oponente, la defensa de Roberto queda destrozada, Quiñones contesta con un golpe recto y Martínez lo esquiva pero puede sentir el viento que seguía al guante cortando su cara. Quiñones lanza un uppercut pero su oponente retrocede y lo evade.

Martínez lanza 2 jabs al rostro de su rival mientras se aleja. Salvador lo sigue y dispara un gancho de derecha, Roberto contesta con un contragolpe de izquierda y salvador retrocede, Roberto lo sigue y uno, dos, tres jabs logra conectar. La campana suena y el primer asalto termina, ambos luchadores regresan a sus esquinas.

 

-Mueve más las piernas güero, esos jabs más rápidos.- Sugirió Gerardo. -Cuídate de las esquinas, ahí te va querer.- Agregó Mike acercándole agua a Roberto. -Sus golpes dan miedo y su cuerpo se siente como una pared, no es normal.- Dijo Roberto se enjuagó la boca y luego escupió en un balde de metal.

 

-Tira más golpes, avientate y busca la distancia corta.- Dijo el entrenador de Salvador en la esquina azul. -¿Puedes ver bien?- Preguntó otro de los segundos notando el ojo derecho de Salvador un poco hinchado. -Sí estoy bien.- Contestó Salvador.

 

-¡Segundos fuera!- Exclamaron justo antes de que la campana sonara anunciando el segundo round.

 

Salvador se disparó con toda su velocidad aprovechando que Roberto estaba en su esquina. Martínez intenta salir pero Salvador lanza un gancho que arrastra a Roberto de vuelta a la esquina. Quiñones lanza una combinación, gancho de izquierda, golpe recto, uppercut izquierdo, otro golpe recto, todos impactan en el cuerpo de Roberto.

Roberto intenta cubrirse pero los golpes son muy poderosos. Martínez toma una pose peek-a-boo y moviendo su cintura y caderas inicia a evadir golpes.

Jab de Salvador, uppercut de Roberto, gancho de Salvador, gancho al hígado de Roberto, Recto de Salvador, Roberto se agacha y después lanza una ráfaga de jabs en la cara de Quiñones. -Maldita sea, ¡sal de la esquina!- Gritó Gera al ver a su boxeador ser molido a golpes justo a unos centímetros de él. El intercambio de golpes continua de una manera feroz sin embargo Salvador comienza retroceder.

Gancho de Salvador, contragolpe izquierdo de Roberto, Un golpe abierto de Quiñones pero Martínez vuelve a contragolpear. -¿Le esta ganando a Salvador en el terreno corto?- Se preguntó el entrenador de la esquina azul espantado por la idea. Roberto conecta un poderoso recto de derecha en el rostro de Salvador y sangre saltaba por todos lados.

Roberto sonríe y se aleja, Salvador intenta seguirlo con un ojo derecho hinchado y un corte en su párpado. Roberto lanza jabs, todos sobre la herida de su contrincante. Este era el plan que Martínez tenía para noquear a su contrincante, dirigir la mayoría de sus golpes a una sola zona, el ojo derecho de Salvador.   

Quiñones lanza un gancho pero el boxeador de la esquina roja lanza un contragolpe de derecha que deja a su oponente aturdido. El Maistro abre sus piernas para permanecer de pie, la audiencia está espantada tras ver a su luchador con un rostro ensangrentado. Su hijo a punto de romper en llanto. -¡Sí se puede compadre!- Gritaron desde la gradas.

El público comenzó a vitorear. -Maistro, Maistro.- Pero Roberto seguía dominando la pelea. Suena la campana y el segundo asalto termina. Salvador regresa a su esquina escurriendo sangre.

 

Roberto se sienta en su esquina y suspira. -Que no lo pueda tumbar no significa que no pueda noquearlo.- Gera se quedó en silencio. Mike puso una bolsa de hielo en la cabeza de Roberto.

 

Mientras tanto en la esquina azul hacían de todo para detener el sangrado de su boxeador, colocaron piezas de metal helado para reducir la hinchazón, untaron vaselina en el rostro de Salvador. Suena la campana e inicia el tercer asalto.

 

Salvador salió de su esquina con una defensa alta, algo poco usual en el boxeador este comportamiento causó que el público se preocupara aún más. -Tu puedes.- Gritaron desde las gradas, la gente no dejaba de exclamar apoyo pero Quiñones no podía escucharlos su mente estaba concentrada en su enemigo.

Roberto se acercó lanzando jabs tratando de causar que la herida de su oponente sangre, sin embargo Salvador protegía su rostro con sus antebrazos. Entre las veloces combinaciones de Roberto su oponente logra conectar un potente gancho de derecha, Martínez no se detiene y sigue lanzando jabs.

Quiñones tira un golpe con su brazo izquierdo y conecta, Roberto retrocede, al parecer Salvador se había acostumbrado al ritmo de Roberto. -Cálmate, no te apresures.- Gritó Gerardo desde la esquina roja. Roberto escuchó y se alejó de su contrincante.

Martínez continuó con la estrategia del primer round pero Salvador estaba a la defensiva y hacía un buen trabajo protegiendo su ojo derecho. -Estás muy ocupado protegiendo el corte.- Pensó Roberto y lanzó un uppercut al abdomen del boxeador de la esquina azul seguido de un gancho al hígado, pero Salvador no baja la guardia.

Roberto sigue tirando jabs, Salvador contesta con un jab y un golpe recto, Martínez se agacha y tira un jab al abdomen de su oponente, en ese momento Roberto pudo visualizar sobre el abdomen de su rival el neumático que golpeaba durante su preparación para la pelea y de la misma que en los entrenamientos lanza un uppercut izquierdo y se aleja, vuelve y tira un uppercut de derecha en el abdomen de Salvador dejándolo sin aliento, los brazos de su oponente finalmente caen y Roberto lanza un uno-dos que abre la herida y la sangre brota de manera más abundante que la vez anterior.

Salvador se desespera y lanza un golpe el cual Roberto responde con un contragolpe. La mente de Quiñones queda en blanco por un momento el ruido que proviene de las gradas se apaga poco a poco. De repente un gran grito se escucha. -TU PUEDES PAPÁ- Exclamó entre lágrimas Alberto el hijo de Salvador.

Pero Roberto no se iba quedar parado, aprieta ambos puños y con toda su fuerza lanza una rafaga de combinaciones. Jab, jab, recto, gancho izquierdo, uppercut derecho, gancho izquierdo, recto, jab, recto, jab y gancho derecho. El cuerpo de Salvador no puede responder, solo puede pensar en lo mucho que necesita el dinero del premio para su hijo.

 

Juntando todas sus fuerzas Quiñones lanzó un contragolpe de derecha que impacta en la cara de su oponente el cual retrocede y queda doblado por el dolor. Ambos boxeadores suben su guardia y deciden ir al centro del ring para acabar con la pelea, sin embargo el árbitro los separa, un médico se había acercado para interrumpir la pelea y revisar la herida.

 

El público esperaba ansioso mientras el médico del ring revisa a Salvador, notando la profundidad del corte, el flujo de sangre y considerando la vitalidad de su oponente y que la pelea se encontraba solo a la mitad. Con todas las ilusiones del público y mucho pesar. El médico decidió acabar la pelea. Roberto gana por knockout técnico y avanza a la final.

Las navajas del púgil – 09 El albañil

*** Sigue el torneo estatal 😀 acompañen a Roberto en su travesía y no se olviden de compartir***

portada 01

El albañil

Roberto se encontraba entrenando, golpeando el costal. Gerardo leía el periódico. -Hablan de tu pelea en la sección de deportes.- Roberto deja de golpear el costal por un momento. -De seguro los sorprendí.- Mencionó Roberto. -De hecho casi no mencionan tu pelea, te retratan como un villano por tus comentarios antes de la pelea.- Contestó Gera. -¿Qué? No tengo peleas en un tiempo y cuando vuelvo al ring, me ponen como villano.- Mencionó Martínez -De hecho eso es algo bueno.- Mencionó Mike metiéndose a la conversación. -Los boxeadores polémicos y odiados son los que más venden, siempre y cuando sigan ganando.- Agregó.

-Por eso Mayweather era el boxeador de oro, todos pagaban porque querían verlo perder, cosa que nunca pasó.- Sumó Gerardo. -Bueno, no es como que me agrade la idea de ser el villano de la historia.- Dijo Roberto. -Creo que eso no es algo que podamos controlar nosotros.- Contestó Mike.

-Además hay otra razón por la que casi no mencionan tu desempeño.- Dijo Gerardo llamando la atención de todos. -Lograste acabar con tu oponente en el primer round, usando solo tu izquierda y en el minuto 2 con 52 segundos, Alexis Monzón hizo lo mismo, pero al minuto 2 con 29 segundos. Por si eso fuera poco, Salvador Quiñones, tu siguiente oponente, aunque usando ambos brazos, logró terminar al minuto con 31 segundos.- Explicó Gerardo dejando asombrado a Roberto.

 

-¿Qué récord tiene mi siguiente oponente?- Preguntó Martínez. -9 victorias, 5 por knockout y … 8 derrotas.- Contestó Gerardo -¿Cómo es posible que tenga tantas derrotas? Cuestionó Roberto. -Muy posiblemente sea un boxeador que vende sus peleas a boxeadores nuevos que promotores inflan, pero eso no cambia el hecho de que tiene el triple de experiencia que tu. Quizá cree que ganar el dinero del premio es algo fácil.-  Explicó Mike

-Salvador es un boxeador con mucha fuerza y resistencia, a pesar de tener tantas derrotas nunca ha caído en una pelea, nadie lo ha podido noquear.- Agregó Gerardo.

-Debe de haber una forma de ganar por knockout, no es mi estilo ganar por puntos.- Replicó Roberto. -¿Estilo? Si intercambias golpes, tú serás el que acabé en la lona.- Contestó Gerardo algo molesto.

-Aún así, no te debería ser difícil ganar, es un boxeador pegador, no tiene mucha técnica, podrías mantener distancia durante los 6 rounds, fácilmente.- Agregó Mike. -Pero si te atrapa, pasarás un mal rato, Así que trabajaremos en tu resistencia.- Sumó Gerardo.

 

Roberto reanudó su entrenamiento, muchas abdominales para resistir los duros golpes de su oponente en el peor de los casos, incontables rounds en el costal y horas practicando con Mike en las manoplas. Gerardo y Mike amarraron un neumático usado a un poste de madera para que Roberto lo golpeara. -Muchacho, te vas a acercar y conectar un uppercut izquierdo, retrocedes 2 pasos y vuelves a acercarte para soltar un uppercut derecho y vuelves a irte para atrás para repetir el ejercicio.- Explicó Gerardo.

Todo esto para preparar a Roberto y mejorar su juego a corta distancia, en caso de ser atrapado por Salvador. Para mejorar su resistencia Roberto corría arrastrando un neumático que tenía amarrado a la cintura.

 

-He visto que estás entrenando a Roberto en una forma peculiar- Dijo Mike a Gerardo mientras Roberto estaba corriendo.

-¿a qué te refieres?- Cuestionó Gera. -Estás fortaleciendo el tren inferior del muchacho y ahora está practicando sus uppercuts y ganchos.- Contestó Mike. Gerardo sonrió. -Lo estás preparando para ese golpe que tanto usabas.- Dijo Mike llenó de nostalgia.

 

El día de la pelea se acercó y así llegó el día donde los boxeadores se pesarían y verían por primera vez. Roberto y sus entrenadores llegaron al cuarto de las básculas y encontraron a los reporteros y otros encargados riendo, en medio de todos un hombre de baja estatura con un cuerpo duro como el acero. Salvador Quiñones. Ambos peleadores procedieron a pesarse y ambos estaban dentro de los límites.

 

Los reporteros se amontonaban para hablar con Salvador, Roberto notó la presencia de un pequeño niño, este se veía feliz. -¿Cree poder mostrarnos otro knockout en la pelea de mañana?- Preguntó un reportero. -Bueno, pues ahora si que uno le va a echar ganas ¿Verdad? Y ya lo que Dios quiera.- Contestó Quiñones -¿Es verdad que tiene otro trabajo? ¿Cómo es la vida del boxeador mexicano?- Cuestionó una reportera del periódico local. -Pues, sí, es verdad, me dedico a la obra cuando uno no anda en el ring y pues uno tiene que llevar la papa a casa, este chamaquito come mucho.- Contestó Salvador abrazando al niño quien resultó ser su hijo, los presentes quedaron conmovidos.

Roberto notó que toda la atención de los medios estaba en su oponente así que abrió la puerta para retirarse, la reportera del periódico local notó esto y lo interrumpió. -Disculpe, ¿no quisiera darnos unas palabras antes de que se retire?- Encuestó. -Solo una sugerencia para mi oponente, por favor, no lleve a su hijo al ring el día de mañana.- Esto llamó la atención de todos, incluyendo la de Mike y Gera. -¿A qué se debe tal sugerencia? Preguntó otro reportero, Salvador espera con un rostro serio las palabras de Roberto.  -Porque será un evento con mucha sangre.- Contestó, se dio la vuelta y salió del cuarto.

 

Salvador “El albañil” Quiñones era uno de los favoritos para ganar el torneo estatal, representaba a toda la gente que trabaja duro para lograr sus sueños, naturalmente, todo Tepic apoyaba a este boxeador. Para que Roberto avance a la siguiente ronda no solo debía derrotar a su oponente si no aplastar a quien carga las ilusiones de todo un pueblo.

Las navajas del púgil – 08 Martínez vs. Sánchez

*** Hola a todos, llegó la hora, Roberto Martínez está de vuelta en el ring profesional, les dejo el nuevo capítulo y no se olviden de compartir que es gratis 😀 ***

portada 02

Martínez vs. Sánchez

Roberto y sus entrenadores llegaron a Tepic, Gerardo saludo a su familia y presentó a Roberto. -Este es el muchacho que entrará al concurso.- Dijo Gera. -Esperamos mucho de ti.- Dijeron los familiares del entrenador, Roberto sonrió incómodamente.

 

Entraron a la casa y era algo amplia, tenía un patio grande con llantas de diferentes tamaños y un costal de boxeo. -Ahí entrenarás muchacho.- Dijo Gerardo con un tono nostálgico pues ahí es donde solía practicar cuando iniciaba su carrera como boxeador.

 

La primera pelea del torneo ya estaba a la vuelta de la esquina así que Roberto fue a pesarse para el primer encuentro. Entraron a un cuarto donde había varios encargados del concurso y algunos reporteros, Wilfredo Sánchez, su oponente estaba también ahí, ambos se quitaron sus playeras, pantalones, zapatos y procedieron a la báscula.

 

Ambos estaban en forma y dentro del peso límite, uno de los reporteros se acercó a Wilfredo y le preguntó. -¿Que esperas de la pelea de mañana?- Acercando el micrófono, pues estaban grabando para un noticiero local. -Una pelea justa y pues una victoria ya que tengo a mi madre apoyándome desde casa, no estaría aquí si no fuera por ella.- Contestó Wil con una sonrisa.

 

Estas palabras molestaron un poco a Roberto, el reportero se acercó a Martínez mientras este se volvía a poner su playera. -¿Está nervioso por ser parte de la primera pelea del torneo?- Preguntó el reportero pero Roberto lo ignoró. -Dentro del ring estás solo, no importa quien te apoye, yo voy a ganar simplemente porque soy mejor.- Declaró con determinación. Su oponente se volteo hacía a él, ambos se acercaron y se vieron a los ojos, el cuarto se llenó de tensión.

 

Al día siguiente se llevaría acabo la pelea en la arena Chevrolet de la ciudad de Tepic. El lugar era algo más grande que los lugares a los que Roberto estaba acostumbrado.

A pesar de que la arena no estaba llena había una cantidad considerable de gente. Ambos boxeadores entraron al centro del ring. El presentador entró con un micrófono -La pela será de 6 rounds con límite de 3 caídas, el ganador podrá pasar a la siguiente ronda- explicó el presentador. -En la esquina azul, con 3 victorias por knockout y hasta ahora invicto, de Bahía de banderas, Roberto Martínez.- Anunció el presentador y varios del público abuchearon, al parecer las palabras que dijo no habían sido agradables para el público. -En la esquina roja, de huajicori y con 3 victorias y una derrota, Wilfredo Sánchez.- gritó el presentador mientras varios del público lo apoyaban. -Pártele su madre.- Gritó un señor en las gradas. El presentador se retiró y ambos boxeadores fueron a sus esquinas, sonó la campana y la pelea comenzó.

 

Wilfredo se lanza impetuosamente contra Roberto y lanza una combinación pero este la esquiva con facilidad. Martínez conecta un jab, mueve sus piernas y conecta 2 jabs, usa su juego de piernas y lanza 3 jabs, todos conectan. Sánchez intenta conectar pero Roberto es demasiado rápido.

Cuando Wilfredo lanzaba un golpe, Roberto ya le había dado una vuelta completa saliéndose del campo de visión de su oponente. Martínez Lanza 2 jabs, Wilfredo se los cubre pero su oponente aprovecha que su guardia está arriba y dispara un devastador gancho al hígado, Sánchez se dobla del dolor y Martínez lo remata con uppercut de izquierda dejando en la lona a su oponente.

 

-¡Santo Jesús, cuánto tiempo corrió en la arena!- Exclamó Mike desde la esquina azul sorprendido por la velocidad de Roberto. -Lo tumbó solo usando la izquierda.- Agregó Gerardo. -¡5!- contaba el árbitro. -Levántate- Gritaba la audiencia y Roberto con una pose soberbia veía a su oponente desde la esquina neutral. -Maldita sea.- Dijo Wilfredo entre dientes y agarrando todo su coraje se levantó.

 

La pelea continua y Roberto masacra a su oponente con una lluvia de jabs increíble. Wilfredo lanza un jab, pero Roberto lo esquiva agachándose y lanza un jab al abdomen.

 

 Sánchez lanza un golpe recto pero Martínez contesta con un contragolpe de izquierda que deja en el suelo por segunda vez a su oponente.  El público estaba helado, Roberto de nuevo se retiró a la esquina neutral, el árbitro empezó a contar, a pesar de la gran diferencia de habilidades Roberto no podía evitar sentir un poco de envidia.

Wilfredo solo podía pensar en la cálida sonrisa de su madre, en todos los autos que tuvo que limpiar, todas las veces que fue a entrenar a pesar de estar cansado, las joyas que su madre tuvo que empeñar para que él pudiera llegar al torneo. -Hijo, no se deje, pelee con todas sus fuerzas y gane.- Escuchó en su cabeza Wilfredo y se levantó con sangre escurriendo de sus labios.

 

Roberto sonrió porque podía golpear un poco más a su oponente. -Ve el rostro del muchacho.- Le dijo Gera a Mike para que este pudiera ver la diabólica sonrisa de Roberto, la misma cara que portaba cuando sacó al gavilán del ring, la misma cara que dibujó mientras dejaba agonizando a Obed. -Esa es la cara de un verdadero boxeador.- Dijo Gerardo orgulloso de la técnica de su boxeador.

 

Jab, gancho izquierdo, uppercut izquierdo por parte del boxeador de la esquina azul, Wilfredo contesta con un uno dos que conectan en el rostro de Roberto pero este sigue sonriendo como si no le doliera. Martínez lanza un gancho al hígado, Wilfredo se tambalea. -No te caigas, si me caigo de nuevo pararán la pelea.- Pensó Wilfredo y luego intentó alejarse de Roberto pero sus piernas no respondían adecuadamente.

Un jab, dos, tres, todos los golpes de Martínez conectan, gancho al plexo solar el cual deja sin aliento a Wilfredo, dos jabs conectan en el rostro de Sánchez y el público no deja de apoyarlo. Wilfredo lanza un jab y un gancho derecho, Roberto esquiva el jab y se cubre el gancho.

Martínez lanza un poderoso Jab que voltea el rostro de Wilfredo, esto hace que el púgil pueda ver el reloj del establecimiento, aún faltaban 50 segundos para que el primer asalto terminara. -Debo aguantar casi un tercio del round y ya no puedo más.- Pensaba Sánchez mientras se quedaba sin esperanza.

Roberto lanza una rafaga de jabs, dejando a su oponente contra las cuerdas. -Ya no puedo moverme.- Pensó Wilfredo mientras se cubría de los cortantes jabs de su rival hasta que finalmente la defensa de Wilfredo cede y Roberto dispara un recto con su izquierda y derriba a su contrincante por tercera vez, ya no es necesario contar, la pelea ha terminado. Martínez pasa a la siguiente ronda.

Las navajas del púgil – 07 Rumbo a Tepic

*** Buenas  noticias, el capítulo 07 de las navajas del púgil ya está disponible 😀 No se olviden de compartir el capítulo ***

portada 01
Rumbo a Tepic

Cada vez se acercaba más la fecha del torneo, así que era tiempo de partir rumbo a la capital, Roberto, Gera y el gordo Mike empacaron sus maletas e iniciaron su viaje en un carro marrón ya algo viejo. El viaje de Sayulita a Tepic es de un poco más de 2 horas. Por un momento hubo incómodo silencio. -Por cierto güero, ya sabemos quién será tu primer oponente.- Dijo Gera. -Wilfredo Sánchez.- Agregó -¿Es bueno?- Preguntó Roberto. -Bueno tiene más o menos la experiencia que tu, una pelea más que tú, su récord es de 3 victorias y una derrota.- Contestó Gera. -Te irá bien muchacho, actualmente eres mucho mejor que cuando peleaste en la final local. -Agregó Mike sin despegar la vista de la carretera, ya que es quien iba manejando.

 

De nuevo hubo un silencio incómodo y aún faltaba una hora de camino.  -Oigan, ustedes saben mucho de boxeo y no hubiera ganado mis peleas sin sus consejos. Gracias.- Dijo Roberto para romper el silencio. -El mérito también es tuyo muchacho, entrenas muy duro.- Contestó Mike. -Pero tengo una pregunta, ¿Porqué dejaron de boxear? ¿En qué momento lo decidieron?- Preguntó el joven púgil. Gera suspiró -Bueno, en mi caso yo era un fajador, un peleador agresivo, pero recibía muchos golpes en cada pelea, recibí tantos que a veces peleaba en automático y no sabía que ocurría en la pelea.- Dijo Gerardo y una ambiente frío llenó el carro. -Llegué a ser clasificado nacional pero tuve que retirarme antes de una pelea por el título.- Agregó, Roberto no sabía qué decir.

 

-En mi caso, fue algo parecido, yo era un estilista, era rápido y llegue a pelear contra Gera.- Dijo el gordo Mike. -¿Quién era mejor?- Preguntó Roberto con gran intriga. -Gera, ganó 2 veces de 3 encuentros que tuvimos.- Contestó Mike con algo de pena. -Pero no se iba limpio el hijo de su cola, ya le andaba.- Agregó Mike. -Entonces ¿Qué pasó?- Cuestionó Roberto. -Tuve un accidente y me lastime el tobillo seriamente y a partir de esa herida ya no podía correr ni completar los entrenamientos y como podrás ver, eso fue hace muchos kilos.- Explicó Mike refiriéndose al impacto que tuvo ese suceso en su peso.

 

Ya que entraron en confianza. La conversación siguió de una manera más amena y así siguieron con su camino hasta llegar a Tepic.

 

Al mismo tiempo que Roberto se preparaba, todos los demás competidores hacían los mismo, Wilfredo Sánchez se enfrentaría a Roberto Martínez en la primera pelea del torneo estatal de Nayarit.

 

Wilfredo es un joven originario del municipio de Huajicori, su familia no tenía mucho dinero y solía ayudar en la casa llevando un poco de dinero limpiando carros y uno que otro trabajo de construcción espontáneo, aunque ninguno era estable o duradero. Su rutina constaba de levantarse muy temprano a correr, toda la tarde lavaba coches o desempeñaba alguno de sus otros trabajos, por la noche asistía a un pequeño gimnasio de boxeo para practicar.

 

Uno de eso días Wilfredo cumplió su rutina como siempre, pero en esta particular ocasión no consiguió mucho dinero para llevar a casa. Al llegar a su hogar fue a su cuarto y levantó el colchón donde dormía, ahí había estado guardando el dinero que usaría para ir al torneo. Después de contarlo se dio cuenta de que no era suficiente.

 

Al día siguiente Wil se levantó muy temprano para correr y poder empezar a trabajar, pero el día estaba nublado y para cuando acabó de correr comenzó a llover así que nadie quería lavar su carro y no tenía otros trabajos esto obligó que el boxeador fuera temprano a entrenar.

 

Al terminar fue a su hogar con mucho estrés sobre sus hombros, al parecer no le sería posible ir al torneo ya que estaba a unos solos días de su pelea.

 

De repente escuchó a su madre llegar a la casa. Wilfredo bajó y observó que su madre estaba emocionada. -Te tengo una sorpresa.- Dijo la madre de Wilfredo. -¿Qué pasó?- Preguntó. -Fuí a la casa del empeño y me dieron algo de dinero por unas alhajas que tenía ahí guardadas. Para que se vaya a Tepic.- Respondió Susana, la madre del boxeador.

 

Wilfredo no podía creerlo -Hijo, no se deje, pelee con todas sus fuerzas y gane.- Dijo Susana con una sonrisa que llenó a Wilfredo de confianza y lo libró de todas sus preocupaciones. Al día siguiente tomó el dinero que le dio su madre y tomó un autobús hacia la capital.

Las navajas del púgil – 06 Torneo estatal

*** Hola, les traigo el capítulo 06 de las navajas del púgil, iniciamos un nuevo arco, nuevos oponentes y más obstáculos en la vida del boxeador mexicano.***

portada 02

Torneo estatal

En los siguientes días Roberto se veía más determinado en sus entrenamientos. Sin dudas y sin miedo cumplía su rutina  y se iba a casa, un día de esos llegó al gimnasio y Gera platicaba con el gordo Mike, ambos muy alegres, entre una de las risas de la conversación notaron la presencia de Roberto. -Muchacho buenas noticias.- Dijo Gerardo emocionado.

 

Roberto se acercó y preguntó al respecto. -Ya tienes una pelea dentro de unas semanas y si la ganas tendrás garantizadas más.- Dijo Mike. -¿Contra quién pelearé?- Preguntó Roberto. -Aún no lo sabemos, pero logramos inscribirte al torneo estatal de Nayarit.- Contestó Gera. -¡Excelente!- Exclamó Roberto emocionado. -Sin embargo el torneo es en Tepic.- Agregó Mike -Pero ya tengo quien nos hospede, tengo familiares en la capital.- Sumó Gera -De acuerdo.- Contestó Roberto y se fue a realizar sus ejercicios.

 

Durante los siguientes días Roberto trató de coincidir con su madre para informarle del torneo y la necesidad de salir de viaje. Sin embargo solo pudo encontrarla en su día de descanso. -Madre, ya tengo mi siguiente pelea.- Dijo Roberto mientras su madre descansaba. -Que bien.- Contestó cortantemente y cambió de canal al televisor. -Es un torneo estatal.- Agregó. -Que te vaya bien.- Contestó Adelita. Hubo un silencio incómodo por un momento. -Es en Tepic.- Dijo Roberto a su madre. -¿Cómo te vas a ir a Tepic?, No, tienes cosas que hacer.- Contestó la madre levantándose del sofá molesta. -Es mi única oportunidad, aquí nadie quiere enfrentarse a mí.-  Respondió Roberto tratando de convencer a su madre. -No, tienes que dejar eso, ¡no tienes futuro como boxeador!- Gritó la madre de Roberto dejándolo callado por un momento. Ambos iniciaron a dar argumentos hasta que la conversación se salió de control. -Voy a ser el campeón mundial, me apoyes o no, sería bueno que lo hicieras, me voy a Tepic, sobreviviré y ganaré el torneo.- Contestó Martínez con tristeza en su corazón y luego salió de su casa.

 

Roberto fue al gimnasio y le pidió permiso a Gera para dormir ahí. Este accedió. Al día siguiente Roberto fue a su casa para sacar algo de ropa y unas cosas aprovechando que su madre trabajaba. Pasaron unos días y Roberto dormía en el ring, No se podía bañar todos los días y su alimentación no era la adecuada. Gera solía invitarle a comer para que pudiera entrenar. Esos días Roberto los cargaría en cada golpe que diera en su carrera.

 

Unos días antes de partir, Roberto se topó a su madre en la calle. -¿Cómo estás? ¿Ya comiste? – Preguntó Adelita. -Má, yo se que no quieres que siga los pasos de papá, pero esto es lo que quiero, no lo hago por él, lo hago por mí.- Dijo el boxeador. -Sé que tú no eres como él, pero te puedes lastimar, quedar tonto, !te puedes morir!.- respondió la señora con preocupación. Roberto entendió que su madre no cambiaría de parecer y siguió con su camino.

 

Roberto llegó al gimnasio y unas vez que todos se fueron, Roberto ayudó a Gerardo a cerrar. -Güero, no todos tienen el valor para hacer lo que estás haciendo, todos quieren ser algo en la vida, pero tu estás haciendo algo al respecto.- Dijo Gerardo, Roberto se quedó callado y escuchaba las palabras de su entrenador. -Yo creo en tí muchacho, por eso voy a hacer todo lo posible para apoyarte, solo da siempre todo lo que tengas.- Dijo Gerardo con una voz llena de esperanza, Roberto sonrió y asentó con la cabeza. -Bueno muchacho, apagas las luces y trata de descansar.- Se despidió Gera dejando solo a Roberto.

 

Se subió al ring, con una almohada y una sábana. Roberto nunca había tenido tantas ganas de usar un colchón, aunque sea uno barato, usar una ducha, tener una cena caliente, pero nada de eso se comparaba a su enorme deseo por triunfar.

Las navajas del púgil – 05 Derrota

*** Hola, quiero agradecerles por el apoyo que le dieron a la página de Facebook llegamos a 1,000 likes, hoy Las navajas del púgil cumplen un mes 😀 así que sin más les dejo el capítulo 05***

portada 01

Derrota

Sergio y su entrenador agradecieron a Gera y a Roberto por el sparring una vez que este se levantó, pues estuvo unos momentos inconsciente. -El muchacho tiene futuro, quizá podamos acomodarlo en alguno de los eventos de Sergio. -Dijo el entrenador refiriéndose a Roberto. -No se que tenías dentro de los guantes, tus golpes no parecen de un peso superpluma.- Agregó Sergio elogiando la fuerza de su oponente. Roberto estuvo callado durante toda esta plática. Nunca había sido derrotado y el hecho de que esto ocurriera era un poco más abrumador de lo que había pensado.

 

Roberto continuó con su entrenamiento pero se le veía distraído y hasta cabizbajo. -Güero, te veo agüitado, ¿Es por el sparring?-  Preguntó Gera en uno de los descansos. -No, solo estoy pensativo, el sparring estuvo bueno, pero ¿cuándo será mi siguiente pelea?- Dijo Roberto de manera insegura, sin embargo Gera conocía a su boxeador, sabía que lo que realmente le preocupaba era perder de nuevo después de haber esperado tanto por una pelea. -El mundo del boxeo es grande, tienes que entrenar y entrenar hasta que seas tan grande que la distancia de aquí al cinturón se vea pequeña.- Dijo Gera tratando de animar a Roberto. -Pero, bueno ponte a golpear el costal. – Agregó.

 

Roberto acabó su entrenamiento del día y se dirigió a su casa, se dió una ducha y posteriormente fue a la cocina para preparar una sopa instantánea, su madre estaba fuera trabajando horas extras en un turno nocturno. Prendió el televisor y sintonizó el canal que transmitía un evento de boxeo, la defensa de título mundial del peso welter.

 

Ver toda la gente de las gradas que pagan miles de dólares para ver a los mejores del mundo, las estrellas que cantan los himnos nacionales, los famosos que acompañan a los boxeadores,las extravagantes entradas, y lo más importante, el cinturón.

-El retador se estará llevando a casa 30 millones de dólares.- Dijo uno de los comentaristas en la televisión mientras Roberto observaba el vaso vacío de su sopa instantánea.

 

La pelea finalizó, fue un asombroso espectáculo de 12 rounds con una decisión unánime a favor del campeón. Una defensa exitosa, sin embargo, la derrota del retador aclaró la mente de Roberto, el mundo no recuerda a los mediocres, Sergio Berchelt aún no era un clasificado nacional, no se diga un campeón nacional y mucho menos un campeón mundial. La distancia que Roberto tenía que recorrer para cumplir sus sueños era abrumadora, pero no había lugar para las dudas, ni para el miedo, mucho menos para la derrota, en esa noche Martínez determinó en su corazón que si algún día perdía en una pelea profesional se retiraría del boxeo.